Saltar al contenido

Papel de la autoconfianza en el éxito académico – Max y el triunfo

enero 31, 2020

Max ha estado soñando con ir a la universidad desde que su padre le dijo: “Todos en nuestra familia van a la universidad”. Max estaba bien conectado con la gente. Confiaron en él. Tenía una cabeza para los negocios. Su actitud inspiró confianza. Max quería especializarse en negocios. Pero para ser admitido en la escuela de negocios, tuvo que aprobar un curso de estadística. Max comenzó a tener problemas en matemáticas en el primer año. Sus padres se sentaron con él noche tras noche mientras él luchaba con su tarea. Un día, cuando Max estaba en tercer grado, gritó y rompió su tarea de matemáticas, negándose a ir a la escuela hasta que supiera todos los hechos sobre la multiplicación. Gritó su padre. Su madre lloró. En sexto grado, Max no podía entender los árboles de factores. No sabía cómo resolver ecuaciones. Sus padres encontraron un tutor que volvía a casa dos veces por semana. Max lo hizo un poco mejor en la segunda mitad. Obtuvo una C, aunque la F que recibió en el primer semestre lo molestó tanto que nunca se lo contó a ninguno de sus amigos. En sexto grado, Max “sabía con certeza” que era un modelo matemático. Temía las lecciones de matemáticas. Cada vez que el profesor lo llamaba, su corazón latía. No pudo pensar. Se detuvo por el momento. Él parpadeó de vuelta. Pensó que terminaría pronto. ¡Así que clase de álgebra! El profesor esperaba que memorizara todos los hechos matemáticos. Ella esperaba que él entendiera los árboles de factores. Ella esperaba que él resolviera ecuaciones. Max odiaba la escuela. “Aterrorizado” por las matemáticas en toda la escuela, Max pensó que nunca tendría éxito en ninguna clase de matemáticas. Por lo tanto, “simplemente sabía” que no podía aprobar el curso de estadística y Max “simplemente sabía” que nunca sería admitido en el programa corporativo que era su sueño. En esta área de su vida universitaria, Max había perdido de vista su poder para lograrlo. Había renunciado a su chispa creativa y la reemplazó con desesperación y expectativas de fracaso. Había creído en el fracaso matemático durante tanto tiempo que se había convertido en su realidad. Una perspectiva educativa efectiva Cuando Max y yo comenzamos a trabajar juntos, le expliqué que era inteligente pero que, en algún momento, comenzó a creer en los límites y dejó de confiar en su intelecto natural y sus dones. Había llegado a creer que no podía aprender. Lo animé a confiar en sus grandes talentos y me permitió crear un programa de estudio y aprendizaje que maximizara la capacidad de su cerebro para comprender y recordar información. Tenía los dones naturales para tener éxito, y con el tipo correcto de práctica y aliento, ¡podría ser una estrella de las matemáticas! Cuando Max obtuvo una A en la clase de estadística y fue aceptado en el programa de negocios, dijo: “Las matemáticas han sido un problema académico durante mucho tiempo para mí y creo que finalmente cambió el juego”. ” ¡Varios meses después de comenzar sus cursos de negocios, escuché de él que obtuvo las mejores notas en su clase! Desafortunadamente, Max sufrió dudas en toda la escuela. Vivía con el “conocimiento” de que era un modelo en matemáticas. Sus dudas sobre su inteligencia se han infiltrado en otros aspectos de su vida. No siempre confiaba en su propio juicio. Se basó más en las opiniones de los demás que en sus propias creencias y deseos. Si Max hubiera recibido más consejos para desarrollar una perspectiva de empoderamiento más temprano en la vida, habría tenido más confianza en su capacidad para tener éxito y habría tenido más éxito académico en retrospectiva. Facilitar el éxito académico. Los padres y los profesionales de la educación pueden abrir la puerta a la creencia de un estudiante en el empoderamiento. Los estudiantes empoderados creen en su habilidad para tener éxito. Entienden el grado de control que tienen sobre su experiencia educativa. Se ven a sí mismos como el factor más importante en su propio éxito. Saben que están destinados a realizar sus sueños. Es solo cuando los estudiantes creen en el éxito que el éxito será una realidad alcanzable. Cuando un estudiante moviliza su sistema de creencias para hacer del éxito escolar un hábito de creencia, las barreras emocionales y la impotencia aprendida desaparecen. Los estudiantes encuentran alegría en lo académico. Aprenden a abordar tareas difíciles con un renovado sentido de creencia y confianza que enciende la energía que necesitan para ser estrellas académicas. Uno de los mejores regalos que un padre puede dar a un niño es pensar en él como un estudiante fuerte. Encuentre todas las oportunidades para notar las fortalezas académicas de su hijo. A medida que sus pensamientos felices, su aspecto satisfecho y sus palabras complementarias reflejan a su hijo las cualidades que desea desarrollar, comenzarán a florecer. Hable con su hijo sobre su inteligencia y habilidades innatas. ¡Exprese su creencia en sus habilidades y hágale saber que está seguro de que puede aprender cualquier cosa y todo lo que quiera aprender! Hágale saber lo orgulloso que está de él y de sus talentos únicos. Ayúdelo a ponerse en contacto con sus dones y tenga claro que puede convertirse en experto en cualquier área que elija. Llame la atención sobre el problema escolar de un niño solo el tiempo suficiente para encontrar una solución. Luego, preste toda su atención a esta solución. Vea a cada estudiante como una estrella exitosa y segura. Mantener el punto de vista de los estudiantes como artistas poderosos es la clave para su auto-transformación. Resista el impulso de notar problemas y deficiencias, ya que se alentará a su hijo a “saber” que es “estúpido”. Ayude a su hijo a creer en el éxito y lo mantendrá en el camino hacia la autoestima y el éxito en todos sus esfuerzos.

Llamar Ahora
×